10 Tips para independizarte de casa

Para dejar de lado la comodidad de vivir con tus padres o parar de compartir tu espacio con un roomate, debes estar seguro del paso que estás a punto de dar; además, debes tener en cuenta que al momento de tomar la decisión de independizarte de casa hay ciertos factores que te permitirán tomar la mejor decisión y vivir la mejor experiencia de tu vida.

Buscar la independencia requiere de seguridad, consciencia, esfuerzo y sobre todo de organización. Es importante que comprendas que no todos los casos son iguales, por lo que debes analizar las razones por las que consideras que este es el momento para “hacer tu propia vida”.

Tomar la decisión correcta y vivir la libertad de la independencia requiere que establezcas exactamente qué es lo que realmente estás buscando, qué es lo que te interesa, si estás dispuesto a cambiar tus rutinas y si te encuentras en el momento adecuado para enfrentar este nuevo reto.

Conoce 10 tips que te ayudarán a tomar la mejor decisión y vivir la experiencia de independizarte de casa lo antes posible.

 

 

1. Reconoce si es el momento preciso

 

La ilusión de poder tomar tus propias decisiones, definir el estilo de tu espacio y encontrar la esencia del lugar en el que habitarás comienza a ser una prioridad y una meta desde el momento en el que la palabra “independencia” toma fuerza en tu vida. Por ejemplo, cuando estás próximo a terminar tu carrera, consigues tu primer trabajo o estás planeando una inversión segura.

Es necesario que te des cuenta si éste es el momento preciso para ti y la mejor manera para responder a esta duda es entendiendo tu realidad actual. No sólo basta con tener una carrera profesional, un trabajo estable o querer encontrar el lugar ideal para tu futuro, debes tener en cuenta todos los factores que influyen en esta decisión y si realmente cumplirás con tus metas a largo plazo.

Algunos factores que te permitirán entender si te encuentras preparado para independizarte de casa son: tus circunstancias socioeconómicas, tu situación laboral, la cultura del lugar en donde vives, tus aspiraciones con respecto al lugar que quieres buscar, tu edad (este factor es clave en diferentes ciudades del mundo), entre otros.

Este proyecto será uno de los más grandes de tu vida, por lo que debes visualizarlo y organizarte para ir paso a paso, de tal forma que puedas hacerlo realidad de la mejor manera posible y que cumplas con tus expectativas.

 

 

2. Identifica si tienes cultura financiera

 

Cuando decidas independizarte, debes comprender que la idea no es que tus papás sigan dándote el dinero para cubrir tus gastos o que tus conocidos te den el dinero para cubrir tus cuentas al final del mes. Lo más sensato es que entiendas que debes administrar tu dinero y ser inteligente con tus gastos, por lo que la clave será la organización.

Antes de tomar la decisión de mudarte a un nuevo apartamento, reflexiona lo siguiente:

  • ¿Aportas a los gastos de tu casa?
  • ¿Aún recibes algún tipo de mesada de tus padres?
  • ¿Destinas parte de stus ganancias para ahorro?
  • ¿Cuánto dinero destinas para tus necesidades básicas?
  • ¿Cuánto dinero inviertse en entretenimiento, compras, otros?
  • ¿Consideras que tu sueldo podría ser suficiente para cubrir gastos como: alimentación, administración, transporte, servicios y gastos para entretenimiento?
  • ¿Cómo afectará esta decisión tu futuro?

Estas reflexiones y sus respuestas te permitirán ver si requieres reevaluar tu cultura financiera o, si por el contrario, ya tienes una idea más clara sobre este tema y lo que le hace falta es un poco de organización para alcanzar la meta de conseguir tu independencia.

Para organizar este detalle no hay una fórmula mágica, por lo que dependerá directamente de tus necesidades y así mismo de tus aspiraciones. Por esto, lo mejor que puedes hacer es definir un presupuesto en donde establezcas los siguientes porcentajes:

  • Para pago de la cuota del apartamento
  • Para pago de servicios (incluyendo la administración)
  • Para la compra de tus alimentos básicos
  • Para pago de transporte
  • Para gastos personales (elementos de aseo, entre otros)
  • Para ahorro a mediano o largo plazo
  • Para emergencias (asistencia médica, imprevistos)

Lo esencial de este proceso es que puedas organizarte para que logres tu independencia lo antes posible y que cuando vivas solo, tu experiencia sea muy agradable. Recuerda que una vez empieces tu proceso de búsqueda de un nuevo apartamento, debes considerar temas pautas para ahorrar y cuál puede ser el mejor sector en el que puedes vivir, teniendo en cuenta tus necesidades personales.

Definir este presupuesto puede ser algo complicado al principio, pero sí es importante que te acostumbres a hacerlo para que puedas organizar tus finanzas, establecer metas concretas e iniciar tu vida como independiente con el pie derecho.

 

 

3. Planifica para independizarte de tu casa

 

Como lo hemos mencionado anteriormente, la organización es esencial si lo que quieres es independizarte lo antes posible. Por esta misma razón, planear con tiempo la manera como lo harás te permitirá estar seguro y te facilitará el proceso de transición entre “el hotel mamá” y la vida como independiente.

  • Si aún te encuentras estudiando tu carrera profesional, comienza a estimar un plan de ahorro para vivienda propia. Esto te permitirá tener claridad respecto al monto del que podrás disponer a la hora de adquirir tu primera vivienda propia.
  • Si ya comenzaste a recibir un ingreso, pero eres consciente que no será suficiente para poder comprar tu primera vivienda, igual puedes ir preparándote para el momento en el que puedas vivir esta transición. Acciones como aportar con los gastos de tu casa (pagar algunas cuentas, contribuir a la cuota de administración, entre otros), será un primer paso para asimilar que puedes asumir tu manutención y te irás dando una idea de lo que podría significarte vivir solo.
  • La independencia no es solamente financiera, también se relaciona con los comportamientos y la manera como decidas asumir tus responsabilidades. Los pagos, hacer mercado, lavar tu ropa, ser organizado, decidir a quién dejarás entrar a tu casa, entre muchas otras acciones, te irán mostrando en qué momento de tu vida te encuentras.
  • Una vez comiences tu vida laboral, proyéctate. Puedes establecer un ahorro para vivienda, crear una cuenta específica con el fin de adquirir vivienda propia o ir un poco más allá, y crear tu propio negocio para aumentar el flujo de tus ingresos, lo que te permitiría adquirir tu apartamento propio en menor tiempo.

 

4. Aprende a disfrutar de la soledad

 

Independencia no quiere decir que debas olvidarte del mundo, pero vendrán algunos momentos en los que podrás sentir que no fue la mejor decisión. Pero tranquilo, para evitar angustia en esos momentos, lo que puedes hacer es prepararte desde antes de irte a vivir solo o de comprar tu primer apartamento.

Puedes dar un primer paso estableciendo momentos en los que compartirás con tu familia, con tus amigos y comiences a darte el espacio para disfrutar de tu propia compañía. ¡No es abstraerse del mundo!, pero sí de comenzar a entender el poder de la soledad y del tiempo para ti mismo.

Otra cosa que puedes hacer es, si en tu casa cuentan con una persona que les ayuda con la organización y el aseo, da el salto y toma las riendas. Por ejemplo, comienza a lavar y doblar tu ropa, a dejar la cocina organizada, cocinar y empacar tus almuerzos y tal vez barrer tu casa. Esto te permitirá entender cuál es tu capacidad para valerte por tí mismo, y entenderás el valor de vivir solo, de tener tu espacio y de asumir este rol.

 

 

5. Independencia, pero no desapego familiar

 

Dejar “el hotel mamá” no es tarea fácil, pero debes ser consciente que la firmeza te permitirá mantenerte y hacer tu propia vida. Es un proceso normal y natural, así que no sientas que estás haciendo algo mal.

Sin embargo, salir de tu casa por el afán de sentir la libertad y sin un plan no necesariamente puede ser la mejor opción. Si tienes dudas sobre cómo y cuándo puede ser el momento apropiado para irte de tu casa, habla con tus padres o tus abuelos. A través de sus historias podrás reconocer los factores que podrían ser determinantes para tomar la decisión final.

Además, ten presente que tu familia siempre será importante. Procura ser muy honesto con ellos y rompe lazos que dependan de un espacio para que te mantengan. Si ya estás en la búsqueda activa de un apartamento o una casa, puedes hacerlos partícipes de esa decisión o al menos recibir sus consejos. Esto les dará a entender que el momento ha llegado, pero que no por eso vas a dejar de estar presente en sus vidas.

 

 

6. Reconoce cuáles son tus necesidades actuales

 

Cada caso es muy diferente, por lo que para independizarte sin problemas, tienes que ser muy consciente de lo que realmente necesitas en este momento de tu vida. No se trata de salir corriendo de tu casa por el afán de sentir la libertad, sino de tomar la decisión correcta y adecuada para satisfacer tus necesidades.

Ten presente el espacio que necesitas, tu presupuesto, tu capacidad financiera, la zona más conveniente considerando tu rutina habitual, el estrato, entre otros factores para que cuando comiences la búsqueda sea mucho más enfocada en lo que esperas encontrar. Esto mismo te permitirá ver con objetividad las ofertas de vivienda y tomar la decisión correcta.

Por último, pero no menos importante, ten en cuenta que al vivir solo tendrás que velar por ti mismo, por lo que debes aprovechar el tiempo y afianzar algunas habilidades como: cocinar, hacer lavadas, organizar, entre otras. Cada persona vive un proceso individual, por lo que es tu misión identificar cuáles son esas necesidades que tienes en este momento.

 

 

7. Acomódate a un nuevo estilo de vida

 

Una vez sea una realidad la posibilidad de independizarte, entenderás que ciertas cosas cambiarán y que requerirás adecuarte a un nuevo estilo de vida. Entre más objetivo seas y disfrutes de esta nueva etapa, más fácil te será acomodarte y ajustarte.

Dentro de los cambios que experimentarás será el tema de la intimidad. Será tu espacio y serán tus reglas, por lo que no tienes que pensar en pedir permiso, cambiar tus planes o sentir que te están escuchando cada vez que hablas por teléfono. Este es un plus de la independencia porque ahora serás tu quien defina tus propios límites.

Para algunas personas la organización y la decoración serán factores positivos a la hora de pensar en independizarte, porque podrás darle un toque especial a tus espacios y sentirlos propios; además de organizar tu tiempo, ir a tu ritmo, tal vez organizar una reunión o quedarte disfrutando de tu casa sin pensar en otras personas.

Pero, la independencia viene con responsabilidades y deberes, por lo que tienes que entender que así como habrá tiempo para descansar, tendrás que establecer un momento para limpiar, organizar, pagar tus cuentas, asistir a las reuniones del conjunto, y otros compromisos que irán llegando con el paso de los meses.

 

 

8. Establece objetivos y metas claras

 

Si realmente quieres independizarte de tu casa, entonces fija metas, plazos y metas claras que te permitan organizar tus actividades y definir tus prioridades. Por ejemplo, el presupuesto del que te hablamos puede ser una herramienta que te permitirá cuadrar tu capacidad financiera y así, organizarte conforme a tus tiempos para comprar tu apartamento propio en un plazo prudente.

Es mejor si asignas un periodo o plazo específico a cada uno de esos objetivos, así los tendrás presentes y no perderás el foco. Entiende la diferencia entre gasto, necesidad y gusto, esto te dará un parámetro para decir sí o no y evitar gastos innecesarios que te alejen de tu gran objetivo, que en este caso es independizarte.

Por decir algo, si quieres comprar tu apartamento propio en dos años y pagar la cuota en el menor tiempo posible, entonces debes tener un presupuesto mensual para ahorrar el monto que definiste. Otro ejemplo es, si estás pensando en una inversión a futuro, puedes creer que un carro es la mejor compra para comenzar tu vida como independiente. Sin embargo, te recomendamos que evalúes los costos a largo plazo y la valorización que tendrás si compras un carro en vez de tu casa propia. Debes tener claro cuál es tu prioridad y cómo afectará esa inversión tu futuro.

Comienza a plantearte objetivos y metas de corto plazo, que dependan de tus propias decisiones y que sean relativamente sencillas o fáciles de alcanzar. Esto te animará para alcanzar metas mucho más sólidas y aparentemente inalcanzables. Cumplir tus sueños es posible con organización y objetivos claros, ¡no lo olvides!.

 

 

9. Es un primer paso para el progreso personal

 

La independencia es muy importante para que puedas proyectarte. Pensar en tener tu espacio, definir cuál será el estilo que tendrá, estar pendiente de los detalles que ya te hemos dicho y todo lo que acarreará dar ese primer paso, te dará la madurez para avanzar en tu vida.

Una vez te independices podrás establecer nuevos objetivos y metas personales, por lo que podrás cambiar las razones de tu ahorro, planear algunas vacaciones especiales, definir una relación más estable y posiblemente, hablar de cambios radicales en tu vida. ¡Éste primer paso te llevará más lejos de lo que te imaginas!.

 

 

10. Confía en ti mismo

 

Puede que hablar de independizarte de tu casa sea algo que te genere miedos o angustias y no te afanes, ¡esto es normal!. Pero ten presente que ya estás dando el primer paso y es un mérito que no debes dejar pasar. Anímate a experimentar un cambio en tu vida y nunca pierdas la confianza en ti mismo.

Haz las preguntas adecuadas, infórmate y sobre todo organiza tus finanzas y tu tiempo. Te darás cuenta que estos elementos te permitirán dar el paso con firmeza. ¡Todo es posible y estamos seguros que el espacio ideal está esperando por ti!.

Utilizamos cookies para mejorar tu navegación. Al hacer click en "Aceptar", aceptas que las cookies se guarden en tu dispositivo